lunes, abril 09, 2012

A TI ALFARERA...

“A orillas de otro mar, otro alfarero se retira en sus años tardíos.

Se le nublan los ojos, las manos le tiemblan, ha llegado la hora del adiós. Entonces ocurre la ceremonia de la iniciación: el alfarero viejo ofrece al alfarero joven su pieza mejor. Así manda la tradición, entre los indios del noroeste de América: el artista que se va entrega su obra maestra al artista que se inicia.

Y el alfarero joven no guarda esa vasija perfecta para contemplarla y admirarla, sino que la estrella contra el suelo, la rompe en mil pedacitos, recoge los pedacitos y los incorpora a su arcilla”: Eduardo Galeano (Ventanas sobre la memoria)

Fotografía: Monique (Alfarera de San Miguel Aguasuelos, Ver, México)


9 comentarios:

Ligia dijo...

Es como un iniciar de nuevo, sin saber nada, aunque también podía servirle de ejemplo. Abrazos

Jurema dijo...

Hola amiga!

Bello rito de paso!
Así se incorpora su espíritu al nuevo alfarero.

Un abrazo de primavera y renacimiento.

alkerme dijo...

Lindo gesto. Curiosa tradición.
Un saludo, Monique.

LU dijo...

Galeano siempre tan real e incisivo. El rechazo por las tradiciones, por la sabiduría de quienes tienen a sus espaldas una larga carrera de experiencia.

Esta mañana en la cola de la taquilla del tren, un chico gritaba impaciente a un hombre mayor que pedía más información y retrasaba la cola. Pedía una taquilla solo para VIEJOS. Qué idiota si piensa que siempre va a tener la edad actual.

RESPETO, algo tan simple, y tan complejo.

Preciosas manos, preciosa imagen.

Biquiños

virgi dijo...

Romper con lo anterior para empezar de nuevo. Quizás, y a pesar de la radicalidad, fuera necesario algo así para descargarnos de tanto peso como llevamos, herencia sociocultureligiofamiliar....
También celebro las manos, el trabajo artesanal, la sabiduría ancestral.
Un abrazo, querida Monique.

Ricardo Tribin dijo...

Querida Monique,

Eres una alfarera del buen relato y del dulce escribir.

Un abrazo.

Esilleviana dijo...

"Quien nombra, llama. Y alguien acude, sin cita previa, sin explicaciones, al lugar donde su nombre, dicho o pensado, lo está llamando.

Cuando eso ocurre, uno tiene el derecho de creer que nadie se va del todo mientras no muera la palabra que llameando, lo trae".

me gustó mucho Conciencia.

un abrazo

Juan Hache dijo...

Me gusto el complemento de ambos, el escrito y la imagen, van de la mano.

Saludos Monique

Carmela dijo...

Qué maravilla!
El relato y Galeano.
Incorporar la obra de arte a su propio caudal creativo .Es tan claro el mensaje :incluir ... amalgamar para " re crear" .
Entonces ... el artista que parte ... no se va del todo.....¡se queda!Y el joven alfarero se mune de energía y luz.
Bello y significativo ritual.
Estuve hace poco en el norte y pude admirar obras maravillosas.
Abrazo .