martes, febrero 21, 2012

HIPERIÓN A BELARMINO

¿Serás capaz de escucharme, de comprenderme, si te hablo de mi larga y enfermiza tristeza?
Tómame tal cual me doy, y recuerda bien que es preferible morir porque se ha vivido, y no seguir viviendo porque no se vivió nunca. No envidies a los que el sufrimiento no ha tocado; ídolos de madera a quienes nada falta, a tal punto su alma está carente de necesidad, a quienes poco importa la lluvia o el sol porque nada tienen que valga la pena de ser cuidado.
Evidentemente, es muy fácil ser feliz, vivir en paz, con un corazón seco y un espíritu limitado. A nadie se le ocurrirá envidiaros: FRIEDRICH HÖLDERLIN

Fotografía: Monique

Libro: Hiperión
Autor: Friedrich Hölderlin
Editorial:Coyoacán

4 comentarios:

Juan Hache dijo...

Sin lugar a dudas la tirsteza es un tema importante, Friedrich lo maneja con maestría en este post que nos compartes.

Saludos

Alejandra dijo...

A Vivir!!!! con o sin tristeza.
Besos Monique

virgi dijo...

El sufrimiento como piedra angular del aprendizaje. Es duro reconocerlo, pero sin él no podríamos entender muchas cosas, ni siquiera una parte importante de nosotros mismos.
Los grandes, siempre lúcidos.

Te abrazo, querida Monique.

Anónimo dijo...

Llama en medio de la oscuridad. Luz escrita con un trazo casi imperceptible. Preciosa foto, Monique.
Saludos galaicos tardíos.

JB