sábado, marzo 31, 2007



*He sido capaz de escribir porque Mercedes llevó el mundo sobre sus espaldas
*Escrita en México

A Javier López Clemente

El laurel de la inmortalidad cobija la obra maestra de un “chaparrito” gigante de la literatura universal, un colombiano por el que las campanas doblaron en el IV Encuentro Internacional de la Lengua Española en Cartagena de Indias, realizado del 26 al 29 de marzo.
Era noche de trópicos, sofocante y densa, de olores de nardos y jazmines, de mariposas amarillas, un niño a los cinco años de edad se asustaba con los muertos que rondaban su casa de Aracataca, pueblo olvidado de la costa norte de Colombia. Cargando 80 años, celebrados el 6 de marzo, Gabriel García Márquez despierta y vuelve a experimentar, el viejo terror de su infancia: muertos próximos que habitan la oscuridad, más el sabe que, su realismo-mágico cultivado en la infancia lo llevaría ser uno de los escritores representativos de la narrativa del siglo XX.

Hoy, CIEN AÑOS DE SOLEDAD viste cuatro décadas de publicación y 25 años de recibir el premio Nobel de Literatura en 1982, nuestro amado Gabo.

la Edición Conmemorativa de Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez realizada por la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española, fue presentada en el IV Congreso Internacional de la Lengua Española, una edición de 500 mil ejemplares revisada por Gabo. Y el sentimiento impreso de sus amigos: Álvaro Mutis, Carlos Fuentes, Vargas Llosa, Víctor García de la Concha.

Quién no recuerda aquellas letras tatuadas:
“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y caña brava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo”

Cien años de soledad (1967) pinta en realismo-mágico, la historia de la familia Buendía a lo largo de cien años y del pequeño lugar Macondo que acaba sepultado y destruido por las guerras y el progreso.

La obra reune la mayoría de los recursos expresivos y literarios: símil, metáforas, construcción de imágenes, auditiva, táctil, olfativa, narrativa, diálogo, descripción, tiempo y discurso.
En la hipérbole:
“ José Arcadio Buendía, el cual conservaba su fuerza descomunal, que le permitía derribar un caballo agarrándolo por las orejas" A lo que Gabo sustenta: “Lo mágico puede transformarse en lo real con la misma facilidad que lo real en lo mágico, no hay un lugar que sea más real, o mágico, que otro, porque todo puede intercambiarse y todo es parte de la misma realidad total."

Obra escrita en dieciocho meses durante su exilio elegido en México(1967). Y leída por muchos de nosotros. Ese infante consentido por su abuelo, el coronel Gabriel y su abuela Tranquilina, un niño nacido entre demasiadas mujeres. Un joven que escribe su primera novela a los 22 años, La hojarasca.

El Gabo, quien descubre en su madre (Luisa) la mejor lectora e identifica en la vida real los personajes de sus libros, “a veces, cuando está leyendo, uno le oye decir: Ay, mi pobre compadre, aparece aquí como si fuera mariaca”

El Hombre, inseparable de Mercedes; empeñaba joyas y objetos para que él continuara escribiendo Cien años de Soledad. “Ningún personaje de mis novelas se parece a Mercedes. Las dos veces que sale en Cien años de soledad es ella misma, con nombre propio y su identidad de boticaria. He llegado a conocerla tanto, que ya no tengo la menor idea de cómo es en realidad”

Admirador de Hemingway, Graham Greene, Rimbaud, Sófocles, Neruda, Rulfo, sin olvidar las comparaciones con Faulkner.

El lector de 7 veces Pedro Parámo del Mexicano Juan Rulfo, se negaba a creer que existiera una narración tan bellamente elaborada.

El Nobel llorando por sus personajes: “Sufrí al matarlo, no me atrevía. El coronel estaba viejo. Y una tarde pense: “¡Ahora sí se jodió! Tenía que matarlo. Cuando terminé el capítulo, subí temblando a donde estaba Mercedes. Supo lo que había ocurrido cuando me vio la cara. Me acosté en la cama y duré dos horas llorando

El García Márquez que repite día a día no tener vocación para el éxito literario y acepta que todos sus libros nacen de una imagen: “Recuerdo que, siendo muy niño, en Aracataca, le dije a mi abuelo que no había visto el hielo, me llevo al campamento de la compañía bananera, ordenó abrir una caja de pargos congelados y me hizo meter la mano. De esa imagen parte todo CIEN AÑOS DE SOLEDAD”

15 comentarios:

Amor dijo...

confío en que esta distancia dure menos de cien años, monique
también creo en la realidad, y creo en verse, y creo en ti
amor

Ula dijo...

Menos mal que no tiene vocación para el éxito literario porque escribir esa gran obra partiendo de una sola imagen es una especie de odisea.
Cuarenta años de vida del libro y millones de lectores no se pueden equivocar.
Felicidades Gabo.
Un abrazo

Umma1 dijo...

Puedo contarte mi experiencia con Márquez?
Provengo de una familia de intelectuales y comencé a leer en la infancia como obsesiva.
Así que leí La hojarasca, Los funerales de la mamá grande, El coronel no tiene quien le escriba, La mala hora, entre los 13 y los 14 años.
Hacia mis 15, le tocó el turno a Cien años de soledad. Y como le ha pasado a otros, sentí que leí una excelente novela, pero que ya la había leído repetidamente. Y me pregunté porqué un autor se plagiaba a sí mismo.
La desilusión era tremenda, porque la mayor parte de la gente, que conocía a Gabo, a partir de su obra cumbre, no podía darme razón.
Mi padre me decía: “es que García Márquez tardó años en exorcizar sus demonios”. Pero no bastaba.
Con los años comprendí.
No es cierto que Gabriel García Márquez, escribiera Cien años de soledad en 18 meses, en 1949 comenzó a escribir La hojarasca, en 1966 terminó de escribir Cien años de soledad. O sea que estuvo trabajando la historia de los Buendía y de Macondo durante 17 años. Eso fue lo que le llevo elaborar los fantasmas de su infancia. Y creo que cuando puso punto final cerró la etapa más fecunda de su vida. Continué leyéndolo, y ya nunca volví a encontrar al febril autor de aquellas historias, aunque sus libros estaban muy bien escritos, se había desleído.
Para mí a García Márquez, le ocurrió lo que al protagonista de Los pasos perdidos, de Carpentier.
No volví a releer Cien años, aunque releo varias veces los libros que me impresionan. Entre ellos uno que citás: Pedro Páramo, que considero es la obra más importante de la literatura latinoamericana.
Celebro Cien años de soledad, por su extraordinario despliegue imaginativo, por haber afianzado el realismo mágico que acuñaron Rulfo y Carpentier. Porque el nombre de su autor, junto al de los que acabo de citar, de Ciro Alegría, Roa Bastos, Borges, Cortazar, han hecho de la literatura americana de habla castellana, un don sublime.


Saludos y disculpas por extenderme tanto (F)

Bruno dijo...

Lei esa magnifica obra a los trece años, y me gusto tanto que me enamore de la lectura de una forma tal que siempre estoy devorando libros como si se tratara de alimentos.

Un beso,

Bruno

Mr. TAS dijo...

a pesar de ser una tierra qe ha recibido la cara injusta del (des)orden internacional ha dado a luz grandes intelectuales.

un saludo desde el otro lado del charco.

MORGANA dijo...

Mi admiración por este maravilloso escritor y por ti amiga, me encanta venir a visitarte.
Muchos besos y feliz semana.

Torcasita dijo...

Monique.:
Me encanta tanto lo que escribes, como lo haces, como lo transmites, quisiera tener ese "don".

Sobre el tema, García Marquez, es García Marquez, no hay que entenderlo, sólo hay que disfrutar sus escritos.

Mil cariños para tí.

Antona dijo...

Una de las obras cumbre, de la literatura,en castellano
bss amiga

Seoman dijo...

Una de las maravillas escritas de todos los tiempos. Buen homenjae.
Saludos desde O Recuncho

susana dijo...

Gracias por dos cosas, primero por el color de la letra jaja eres un cielo, segundo por enseñarnos un poquito más sobre alguien q puede aportarnos tantas cosas...aqui te dejo una de mis frases favoritas, de Marquez...un beso , su

"La vida no es sino una continua sucesión de oportunidades para sobrevivir."

mi despertar dijo...

muy lindo tu escrito

El detective amaestrado dijo...

Algunos soñamos siempre con escribir una frase tan arrolladora como la que inicia esa novela

Pekas dijo...

Descubrí tarde a Garcia Marquéz...
pero ... qué gran libro escribió...!!!!

40 años ya..!!!! fantástico...!!!

Un beso de cronopio...

Casti dijo...

Querida Monique,

Vim agradecer sua visita e pedir desculpas pela ausência... Quanto aos Cem anos de solidão, é uma das obras mais belas que já li e que certamente será festejada por muitas gerações.

Um beijo do Brasil,
Boa Páscoa!!!!!

Casti

boris dijo...

monique, cien años es uno de los libros que mas me ha impactado en mi vida, la segunda vez lo lei para ir haciendo el arbol de los buendia, pero ahora ya esta en la wikipedia
http://es.wikipedia.org/wiki/Cien_a%C3%B1os_de_soledad
un abrazo