jueves, junio 03, 2010

NO CREO EN DIOS, PERO LE ECHO DE MENOS

La primera fase "No creo en Dios, pero le echo de menos" es suficiente, para embarcarme en la narrativa de Julian Barnes. Más que una novela, el inglés reza un rosario literario de escritores, músicos, poetas, que nunca lo han dejado solo.
La muerte como tema principal, ronda de principio a fin y se arropa en : Flaubert, Montaigne, Stendhal, Zola, Jules Renard, Marietta Shaginyan, Somerset Maugham, Shostakóvich; siempre teñidos de un gesto risible, bromista y consolador ante la mirada de un hermano filósofo, que duda de la memoria de los sueños.
Barnes, recrea en Londres una identidad familiar pulida de recuerdos infantiles, jóvenes y viejos entre su padre, madre, abuelos y hermano mayor. Niños jugando a ser adolescentes; jóvenes jugando a ser viejos; y viejos jugando al recuerdo olvidado.
La admiración desbordada a Flaubert conmueve: "La gente como nosotros debería de profesar la religión del desespero. Hay que ponerse a la altura del propio destino, es decir, impasible como él."
La querencia a Jules Renard, hipnotiza: "Es al afrontar la muerte cuando leemos más libros"
Detenerse una y otras vez en cada concepto vertido, obliga al lector a sumergirse en la comprensión y genialidad de Julian Barnes.
Frases subrayadas de inicio a fin: "La identidad es memoria y la memoria es identidad" habrá que repetirlas en silencio, para nunca más olvidar que Montaigne no murió como deseaba: plantando su parcela de coles, la muerte le vino tomando la hostia en su recámara o que Flaubert evocaba siempre la muerte con un temor impropio, mientras que Hegel en su lecho de muerte expresó: "Sólo un hombre me ha comprendido" y añadió: "y no me comprendió"
Y la vejez doliente y agónica se presenta despojada de una memoria dispuesta a descansar. El ejercicio de recuerdos comparativos acompañados de una muerte que no descansa; siempre trabajando de buen agrado tres turnos consecutivos de ocho horas, enfatiza momentos interesantes de muchas páginas. La inteligencia bien pulida de Barnes deslumbra a sus lectores.

Algunas perlas de su rosario:

"La gente sólo cree en la religión porque tiene miedo a la muerte"
"El remordimiento es la peor emoción que puede deparar la vida"
"Hablamos de nuestros recuerdos, pero quizá deberíamos hablar de nuestros olvidos aunque sea una hazaña más difícil, o lógicamente imposible"
"Creo recordar mi perplejidad, la de un antropólogo infantil en medio de los antropófagos"
"El cimiento más sólido de la religión es el desprecio de la vida"
"El miedo a la muerte quizá sea la emoción más intensa que existe. A veces pienso que no hay un sentimiento más profundo. Si la gente empezara antes a pensar en la muerte cometería menos errores estúpidos": Shostakóvich.
"La música es nuestra mejor manera de digerir el tiempo": Travinski.
"La ironía no seca la hierba, sólo quema los hierbajos. La muerte no es una artista. La palabra más verdadera, más exacta, más llena de sentido es la palabra "nada"": Renard.
"La religión tiende al autoritarismo como el capitalismo tiende al monopolio": Robespierre.
"La gran tragedia de la vida no es que los hombres perezcan, sino que dejen de amar": Maugham
"Todo hay que aprenderlo, desde leer hasta morir": Flaubert
Ahora digámoslo otra vez, despacio, recalcando: "No hay nada que temer"

28 comentarios:

LU dijo...

Cada frase, cada texto que transcribes provoca una parada, una reflexión. Maravillosa presentación de este libro.

Tengo “Amor, etcétera” y pronto lo empezaré a leer. Ahora, con tu reseña, me han entrado muchas más ganas.

Difícil elegir, pero hoy me quedo con: "La música es nuestra mejor manera de digerir el tiempo": Travinski.

Biquiños

Susana dijo...

me has dejado con la boca abierta nada mas leer el titulo , ni te digo con el resto...besotes bonita

Camino a Gaia dijo...

Si no puedo quedarme con nada
me quedo con todo.
Sorprendo así al imposible
con otra contradicción.

"La identidad es memoria
y la memoria es identidad"

"El cimiento más sólido de la religión es el desprecio de la vida"
Lo cierto es que la religión siempre ha estado mas cerca de la muerte y de la "otra vida"

virgi dijo...

¡Lujazo que eres, chiquilla!
vuelvo, vuelvo...

F dijo...

Me recuerda el comienzo de otra novela, de Eliseo Alberto: "Dios quiera que exista Dios".

Por otro lado, creo que todos alabamos algo, le llamemos Dios o no. Y si somos ateos, alabamos cualquier otra cosa, el arte, las estrellas, la naturaleza, el dinero, las drogas, etc. Cuando no hay devoción no hay vida.

Saludos, Monique, recibe mis mejores deseos.

Verbo... dijo...

Acabo de leer en un blog, que la muerte es como el dormir, ya que somos espíritus, y esas memorias, recuerdos de lo que fuimos estan presentes, y somos.

besos.

PIZARR dijo...

Como cada vez que presentas un libro, de nuevo este libro me ha atrapado. En primera instancia, acostumbra a ser tu crónica la que me atrapa, sin embargo he de decirte que siempre que sigo tus consejos literarios se confirman las buenas impresiones nacidas de tus letras.

Este se que me gustará de manera especial, porque todo lo relativo a la muerte me atrae, así como los libros en los que se cita a otros autores, etc..

Un abrazo Monique y gracias

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
"No hay nada que temer"

Saludos de J.M. Ojeda.
Buen fin de Semana.

virgi dijo...

He venid varias veces a leerte, Monique.
Y sigo.
Y sigo tus sugerencias, sí!
Besitos besitos

Ligia dijo...

Lo repetiré otra vez para que así suceda: "No hay nada que temer". Buena referencia. Abrazos

la granota dijo...

Otra joya que nos muestras. Gracias

Fernando dijo...

el tiempo nunca quita el miedo pero nos demuestra de verdad que somos perecederos...besos de durazno

Adry dijo...

Como dicen por ahí... mejor me dedico a la vida, que para la muerte, tenemos toda la eternidad ;)

Un abrazote mi linda Monique

(y acá entre vos y yo, al Ché le comento menos que a vos jajajaja)

E.P.V. dijo...

Buenas tardes..

Es un trabajo muy difícil eludir a los conceptos que nos llenan del lenguaje y la muerte. Mientras más se comprenda el mundo y se lean las escrituras oscurantistas como las de William Blake, por dar un ejemplo, nos sentiremos más representados por el mundo de lo vano y el desconcierto de l odesconocido que se cree concoer en momentos. La religión católica está llena de ataduras y represiones, como la obligación de ser dictado por un hijo de Dios que dio la vida sin que nosotros se la hayamso pedido.

Un gran saludo y si deseas comenta en mi Blog; no es muy bueno, peor es bie nchileno.

costa sin mar dijo...

me quedo con lo de leer libros para afrontar la muerte!!!

(esta frase me hará pensar un buen rato, gracias)

alkerme dijo...

Parece un interesante libro. Muy reveladora la frase: El remordimiento es la peor emoción que puede deparar la vida.

Yo me quedo con que no hay nada que temer...

Besos,

Adolfo Calatayu dijo...

Para mí es una incógnita con todo lo que trabajas,como te hacés tiempo para publicar tan bellos,y complejos post.
Gracias hermanita del alma !!! Es precioso,lo que es una verguenza desde luego,es el comentario de la chica al servicio de la revolución bolivariana,que verguenza esta juventud !!!
Jajajajajajajajajajajajajajajaaja
Besitos,cuidate mucho.

Ricardo Tribin dijo...

Mi querida Monique.

Gracias por colmarnos de tanta sabiduria.

Esta frase me encanto

"La gran tragedia de la vida no es que los hombres perezcan, sino que dejen de amar"

Un abrazo inmenso!!

Señor Posmópolis dijo...

me ha conmovido. son letras, palabras, llenas de existencia. lo buscaré. un abrazo!

✈єℓιzα™ τσdσs lσs Dεяεcнσs яεsεяvαdσs cσρчяιgнτ dijo...

No creas que me he olvidado de aquello espero poder darte novedades, he estado rogando que una amiga me ayude o una locutora de radio, amiga de un amigo mio... ya muero porque acabe esto... porque quiero ver tus ideas plasmadas!

**kadannek** dijo...

Hay frases destacables, memorables. Creo que podría darle un vistazo.

Muchos saludos.

Dyas dijo...

Estoy muy de acuerdo: realmente, NO HAY NADA QUE TEMER.

Bohemia dijo...

madre mía...que pedazo de frase, son de esas que atrapan...

momo dijo...

HOLA
voy recogiendo de tu orilla tantas cosas...esas gaviotas que tienes aquí abajo, todos los libros que voy anotando gracias a tí,y sobe todo que me encanta venir a ver tu paraguas rojo ...
me gusta..
mucho
un besín

Dandy Golfo dijo...

No hay nada que temer, es verdad!
entonces por que insistimos en vivir con miedo.
Un abrazo caluroso

Noesperesnada dijo...

Gracias por este adelanto, todo un aporte para dejarse tentar y salir corriendo a comprar un libro de Barnes...

Guillermo dijo...

Hola no conocia tu blog, te felicito de corazón. Me parece genial espero disfrutarlo de aquí en adelante.

Saludos

Anónimo dijo...

Buscando en google la frase NO CREO EN DIOS, PERO LE ECHO DE MENOS me he quedado impresionado con tu reseña (tanto que he comprado el libro)y tu blog
Saludos desde España