sábado, diciembre 19, 2009

MONÓGAMO DE LA SOLEDAD

Aquella voz no quería irse:”No tiene a nadie en absoluto, sólo a usted”. La frase venció en toda línea la realidad del joven vianés, Marek. Enfundado a veces en las botas de su madre fallecida(arranca mi carcajada) recorre la capital austriaca en busca de afectos femeninos, convirtiéndose en un seductor o donjuán. Amparado en la literatura de Camus, Stendhal y Wedekind; Marek, cree encontrar en ellos el hilo exacto que lo guiarán a dejar el donjuanismo y saborear al verdadero y exclusivo amor. Tras largos recorridos en brazos de amores truncados, va descubriendo y descubriéndose “que si bien es cierto que estamos solos con nuestra soledad, no somos únicos”. Y que jamás se dominará a las personas a través de las caricias y los afectos. Recurre a "La caída" de Albert Camus: “No tengo fuerzas para ser malvado, pero tampoco para no serlo”. Marek considera que la única persona a la que nunca llegaremos a ser realmente infiel, incluso en caso de engaños repetitivos, es a nosotros mismos.
Repentinamente la bestia llamada “amor” a ésa que tenía que buscar y encontró; disfrazada de violonchelista austriaca. La chica tenía suficiente ternura en sus ojos como para llenar todo una vida. Marek, decidido a no repetir viejos errores, se engancha en la relación, se enamora, sin embargo parece que ella tiene un amante en cada lugar que toca. ¿Quién engaña a quién? "Así empezó el dolor que tanto había deseado que me visitara, me dolía el amor, me dolía su traición, me torturaban sus acostones con el flautista y su amante de la opera”.
El joven se convierte en un enamorado obsesivo, inquisidor, quiere saber lo más íntimos detalles de la violonchelista con sus supuestos amantes. Va en picada: contrata los servicios de una agencia de detectives que investigue durante un mes quiénes y cómo son. Entregado el reporte, va de sorpresa en sorpresa: "no tiene a nadie en absoluto, sólo a usted, usted es el único”. Su novia bebe de vez en cuando una taza de té con un flautista, que es su agente. Y a veces sale a comer en Milán con un amante de la opera, pero es su hermano. La caída era una sensación de vacío en Marek, el efecto que producía el engaño fantasioso, lo aniquilaba. Puedes dominar en tu propia ficción, pero en la ficción que otro construye para ti eres siempre un prisionero, un esclavo, un peón al que se mueve, un instrumento. Marek, no lo aceptaría.
Al verla llegar le dice tranquilamente:
-Esto no funciona. Aquí se acaba todo.
-¿Por qué exclamó ella?
- Los otros dos- dije- te quiero para mí solo. No hay nada que pueda hacer por ti, ni tú por mí.
Desolado, derrotado, la deja ir. Marek, está dispuesto a creer en su propia esclavitud, en su propia ficción, sin aceptar la del otro, siguiendo su ley del dominador: Malgástate, antes de que los demás te malgasten". Resignado a establecer ahora, una relación monógama -no de mujeres- sino con su soledad, Marek regresa las botas de su madre al armario, mientras se dispone a leer “Los derechos del deseo” de André Brink: “¿Cómo puedo darle a ella las gracias por un espacio desierto, por la soledad, por la angustia, o incluso la desesperación? ¿Cómo puede comprender ella –cómo puedo comprender yo- que un desierto contiene una promesa de flores, que la oscuridad de una noche sin luna es una condición de la luz, que sólo en soledad podemos descubrir la necesidad de otros…?”
Un libro de soledades y desiertos, de ficciones no aceptadas, de pérdidas caladoras de alma y de verdades a medias y verdades completas. Si algo caracteriza a Arnon Grunberg, escritor holandés, es la maliciosa y divertida manera de contar sus relatos, superados siempre por la romántica realidad.

Libro: MONÓGAMO
Autor: Arnom Grunberg
Editorial: Tusquets

14 comentarios:

p. Yulep Rikschîjin *live* dijo...

al parecer soy yo tambien el primero en llegar a tu fiesta ...gracias besos*** Interesante esta novela, me parece muy actual. Yo tambien estoy en constante busqueda de amor femenil, aunque no me considere un seductor (¿o es que en fin he revaluado la figura del donjuan como otra especie de incomprendido y benefactor? Que viva el cariño)
De la soledad yo pienso que es absolutamente el menor de los males, o mejor dicho que no es ningun mal, sino una gran riqueza. Es que en realidad no estamos nunca pero nunca solos. Son mas ideas que se tienen en la cabeza. Lo importante es saber pasar con ligereza a traves de todos los momentos y las situaciones, sin perder el propio hilo

Sobre las relaciones obsesivas, bueno, creo que lo mejor es evitarlas. Como? Para que funcione hay que entregarse uno a otra, sin hacer calculos. Lo que lo impide es a menudo una especie de ignorancia, la de creer que quien mas ame luego "tenga que arrepentirse". En realidad es exactamente al contrario. Para conocer algo, hay que probarlo con libertad interior y disponibilidad constante a la comprension. La comprension sincera reciproca para mi es el valor, y el objetivo no puede que ser siempre el amor -amor como descubrimiento
Yo profeso una fe en la belleza, y esa nunca defrauda.

muchos mas besos nena..... ;)

✈ĘɭĭZ∂™ τσdσs lσs Dεяεcнσs яεsεяvαdσs cσρчяιgнτ dijo...

Que novedades tenemos? espero me escribas o vernos online para saber que ha pasado con aquello sale?

MentesSueltas dijo...

En estos días, siempre pedimos y prometemos... pues entonces que cada deseo sea una flor, cada dolor una estrella y cada lágrima una sonrisa.

Mis mejores deseos de armonía y paz interior.

MentesSueltas

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Monique!
La realidad, esa realidad fingida que aun siendo, es ficción.
El amor es simple, ¡Surge! no cabe la obsesión
si se intentara "construir" seria, obsesivo.
(No cabria el Amor seria obsesión)

(Rf. Del querer de Dos.
-Las despedidas, no deseadas a veces son tristes.
Los encuentros si deseados son alegres… por Amor.)

Le Saluda J.M. Ojeda.
Felices Fiestas y Prospero Año Nuevo.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Impresionante relato, en verdad que a veces ni siquiera con notros mismos somos fieles, nos traicionamos a nosotros mismos muchas veces en la vida.
"La caída" de Albert Camus: “No tengo fuerzas para ser malvado, pero tampoco para no serlo”. Esta frase me la aprenderé de memoria me encanto. Al final no podemos compartir el amor de alguien más, creo que solo la rutina nos permitiría hace tan osada cosa.
Saludos

Felices fiestas.

victor Rocco dijo...

Que la paz y el amor de estas fiestas ronden tu hogar y tu alma, son los sinceros deseos de un amigo de siempre y para siempre...¡feliz navidad!

Señor Posmópolis dijo...

qué dificil tener que rendirle cuentas, fialmente, a una ficción, a nuestro amo: maquinar fantasìas que impiden el goce amoroso.para escapar de nuestros miedos se necesita, además de voluntad, tener siempre el pasaporte vigente :)

Martín dijo...

Monique que gratas tus palabras y que bueno saber de tu regreso, siempre es bienvenida tu visita, vaya un abrazo a la distancia

martin

Bohemia dijo...

es un placer siempre pasar por aquí...

un besote

Ricardo Tribin dijo...

Mi querida amiga Monique.

La soledad es individual pues es uno solo quien la crea, acepta y vuelve real o irreal.

Un beso grande y muchas felicidades en estas lindas fiestas.

LU dijo...

Entre libros, recogiendo lo más hermoso de cada uno, y pensando en compartir con los demás. Gracias por todo, y por tu cercanía.

Felices fiestas y un 2010 repleto de buenos momentos.

Biquiños

Alejandra dijo...

Mi querida Monique... que disfrute de reseña. Espero leerlo pronto. Tambien pasaba para desearte miles de alegrías y sorpresas en estas fiestas. Te amiga desde lejos y sin ver tu rostro. =)

Ricardo Tribin dijo...

Pues yo tambien mi muy querida Monique me uno a esa felicitacion del gran Adolfo para ti con mucho carino.

FELIZ CUMPLEANOS!!!

Un abrazo bien grande

501slash dijo...

http://501slash.blogspot.com/2009/10/area-51.html