viernes, julio 03, 2009

ISLA DE LOS PÁJAROS: Volar a ti...



Mi emoción desbordada no es ciega,  el  color azul-turquesa abraza el océano. Herman Melville hubiese envidiado el escenario; reunía el azul para soñar; el verde  para respirar. 


La travesía de hora y media en lancha postró la Isla de Los pájaros a mis ojos, el recorrido en la región del Olmán o los Tuxtlas,  no tenía caducidad y pensaba: ¡me pagan por atragantarme de belleza! fascinante trabajo el mío.


Un nuevo crío fijó la mirada en un mundo colapsado ecológicamente ¿sobreviviría? En las alturas todo regresa a su lugar, el sentido de pertenencia es diferente, sin más, le asignaría un nombre al polluelo: “Bartleby”.





Aprender a volar es aprender a ser más libres ¡Qué sinfonía! La danza ininterrumpida festejaba el  despertar de Bartleby”.  El olor a mar fresco  atrapó los recuerdos del  pasado verano. La mirada vuelve a esas fotos, regreso al mismo lugar: lo que no volverá y está presente.  Sentir  la brisa, el calor  de las aves(tijeretillas y pelicanos) participar en su festín, contemplar el mundo a mis pies, en un territorio vasto, conmovedor, hace que su paisaje se anide en mi interior para siempre y por siempre.

Fotografía: Monique Camus
Locación: Isla de los Pájaros, Toro Prieto (Región Los Tuxtlas)Veracruz, México.

26 comentarios:

Miguel (Literato) dijo...

¡Qué maravilla de fotografías Monique!

ESPECTACULARESSSS

Beso enorme

=)

la granota dijo...

¡me pagan por atragantarme de belleza!

genial frase y preciosas fotos!!

Shingen dijo...

Aprender a volar... unas fotos cargadas de belleza y de simbología, belleza natural, espontánea, simbología de la vida, del crecimiento interior y exterior. En el mar...

Hermoso, fascinante...

Besos, Monique

David

Fernando dijo...

un mar de pájaros...un beso.

La Dama Se Esconde dijo...

Entrar aquí y ver tanta belleza hace de este viernes un día más especial.

A veces todos quisiéramos volar, y poder disfrutar de la vista desde las alturas, con distancia, con todo a nuestros pies.

Gracias por compartirlo con nosotros y un beso muy fuerte.

Bohemia dijo...

No sólo Herman Melville yo también te envidio, con lo que me gustan las aves...

Bss

AlmA :) dijo...

estar allí... a la espera... del objetivo hermoso... foto tras foto... a cuál más hermosa...

y esos momentos vividos
guardados...
todos...
en tu interior de crecimiento...

un beso grande y un abrazo...

profundo
como las imágenes... y el instante... de cada una de ellas...

pelado1961 dijo...

Qué lindo ese viaje que me has brindado.
Las fotos son, a no dudarlo, maravillosas, pero la descripción es tan clara como estar allí.

Un gran beso.

p. Yulep Rikschîjin *live* dijo...

hola Monique, gracias, si que estoy... Estoy volando. Dame tiempo de leerte, un beso y que viva Mexico

PIZARR dijo...

Que maravilla Monique

Efectivamente si tu trabajo consiste en acudir a lugares como este, entiendo esa expresión: "Me pagan por atragantarme de belleza"...

Y gracias a ello, nos atragantamos nosotros también un poco ante esa explosión de belleza.

!Cuantos lugares nos quedan por visitar!... no hay vida suficiente para hacerlo.

Un abrazo

Víctor Hugo dijo...

preciosas fotos... sobre todo la del polluelo....

tienes suerte por tu trabajo!

un abrazo
VH

p. Yulep Rikschîjin *live* dijo...

^^ Bartleby el pajarito... ¿no es superfeito? No tengo la idea de que especie sean. Parecen preistoricos
Tienes mucha fortuna Monique, siempre mas encantado

Ricardo Tribin dijo...

MONIQUE MUY QUERIDA.

QUE BELLEZA DE FOTOS Y QUE EXPRESION MAS LINDA DE LA NATURALEZA HAS CAPTADO.

UN ABRAZO INMENSO

Javier López Clemente dijo...

Estoy fascinado por las siluetas negras.
Es curioso que un instante atrapado, detenido, el minusculo momento de lo est´´atico frente al dinamismo sea tan hipn´´otico.

Salu2 c´´orneos.

martín dijo...

simplemente hermoso, como todo lo simple

vuelo y voy

abrazo fuerte

Marta Simonet dijo...

En respuesta a tu comentario en mi blog (que también lo puse en la entrada).Al escribir que no tengo voz,no me refería al hecho de no tener voz física.Sino que,de no tener la capacidad de comunicarme cuando me duele por dentro.Evidentemente,muchos mudos,muchos ciegos,y muchos sordos tienen una tremenda capacidad de "palabra",en algunos casos,mucho mejor que personas con una voz fabulosa.




Y en referencia a tu entrada,solo diré una palabra LIBERTAD.


Un beso,y muchas gracias por pasar por mi diario.

gasper dijo...

Me he soprendido gratamente con las fotografias. No conocía tu buena técnica ni tu arte. Felicitaciones!
PD: Si no te molesta te agregaré a mi lista de blogs
Saludos

MBI dijo...

Aún no puedo olvidarlas............
.
.
.

¿Crees qué los gorriones son inocentes?
.
.
Te superas.

Verbo... dijo...

Aprender a volar, es aprender a ser libres.

Un beso.

thoti dijo...

.. impresionamtes fotos, Monique!..
.. besos..

vanto y vanchi dijo...

¡Wow, qué cosa tan hermosa!

Salgo para Chiapas a ver a mi familia. Regreso el Defe y luego creo que voy a Veracruz....

¡Nos vemos pronto!

Besos...

runner48 dijo...

Atragantarme de belleza...ufff precioso...oceanos de luz en tu mirada
bsss
las fotos son...espectaculares

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Mucho alimento disperso para tanta ave...hay que tener sangre fría para tomar esas imágenes; es que después de ver "Los Pájaros" de Hitchcock, cualquier bandada en vuelo rasante y desordenado asusta.

Pero bueno...pese a la saturación del espacio aéreo, ellas saben disfrutar la intensidad de los colores. ¿Y más encima te pagan por ésto? Pues nada más que disfrutarlo.

Saludos afectuosos, de corazón.

Señor Posmópolis dijo...

Esto es una huella: frágil, a punto de caerse y desaparecer. Esto dirige a un archivo. Pos-te-ame...

Te invito a pasar por acá Y crear lazos.

Bienvenida al Archivo Posmópolis.

(y bienvenida a Posmópolis d nuevo)

E dijo...

Hola Monique
gracias por la visita. Lindo blog, hermosas fotos, se ve que hermosa, intensa vida
un abrazo!
Elizabeth Ross

momo dijo...

Aprender a volar es aprender a ser más libres , que frase mi niña, y que fotos más bellas , la próxima temporada , creo que escribiré menos y pasearé por los puentes más.
otro besín