lunes, septiembre 29, 2008

MI VERANO EN REAL DE CATORCE: Alcanzar el cielo(2 Parte)







Los cascos de minas se abrían a nosotros....El cielo rebozante de azules y blancos guardaba el testimonio de nuestros indígenas en trabajos forzados.




Desierto sin sed.

El aroma a tierra mojada, a leche recien ordeñada se mezclaba en las alturas.

Después de hora y media cabalgando, llegamos al Santuario de los indígenas huicholes, denominado "Cerro Quemado" a 3000 metros sobre el nivel del mar.




La impactante naturaleza cobija el desierto y el mortal empequeñece ante lo indescriptible, lo hermoso lastimaba.






Él, me prestó sus alas de colibrí; quería alcanzar el cielo, creo que lo logré y no fue producto de los peyotes...
A la espera...

Fotografía: Monique Camus

26 comentarios:

la granota dijo...

Cuánta belleza!

Solo Palabras... dijo...

Monique, ¡Cuánta belleza! hace tiempo que no pasaba por tu blog y debo reconocer el pecado de no hacerlo.
Vi la serie completa de fotos y solo se me ocurre pensar en lo limitado de la palabra para hacer poesía, literatura.
Te dejo mi profunda admiración y cariño de siempre

MBI dijo...

Todas las conciencias que te visiten quedaran alteradas.
En esas fotos se ve el tiempo (inexistente o no ) y la vida INTENSA!!!!! COMO CHORRO DE FUERZA...
Uno se queda tieso, frente a la ventana por la que cruza un taxi, si recuerda ...huicholes volveré

Em dijo...

Monique querida,

Esto es hermoso, te deja sin palabras, y con unas ganas intensas de volar a ese lugar; además, lograste captar "esos" momentos en cada foto. De verdad muchas felicidades por este trabajo, y por haber tenido la oportunidad de conocer un lugar tan mágico.

Te dejo todos mis cariños.

P.D.: Probaste el peyote?
:/

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que excelentes fotos, nos has regalado un recorrido impresionante por ese lugar tan majestuoso a través del lente de tu cámara.

Esas fotos evocan una época pasada que añora la tierra, exquisitas,
Saludos

Tomás Goic dijo...

Muy buenas las fotos y muy interesanta la narración.

Tema aparte la última foto....jejeje

Saludos!!!

EL HIPPIE VIEJO dijo...

Leí las dos partes y es una maravilla!!!
No todo se compra en este mundo tan mercantilista.
Bellísimo Monique!!!
La naturaleza es pródiga y brinda todo su esplendor, como en este caso.
Bien por hacernos conocer tu maravillosa tierra Monique!!!

besos

Adal

EL HIPPIE VIEJO dijo...

pd:
llegué hasta aquí leyendote casi siempre...es mi otro yo el que lo hace MONIQUE!

EL HIPPIE VIEJO dijo...

Gracias por estar siempre MONIQUE!!

Besos eternos!

Adolfo Calatayu dijo...

Ohhhhhhhh más Belleza? tus lectores (a diferencia de ese desierto),siempre tienen sed de tus palabras y tus imágenes.
Muchas gracias...dulce y querida Monique,cariños.

ángel dijo...

Hermosas imágenes de una población casi fantasma que sorprende siempre por su belleza impactante. Las ruinas de la belleza suelen ser así. Gracias por este viaje a Real de catorce.


Saludos...

Miguel Ángel Y. dijo...

Precioso ese viaje hacia lo esencial. Besos desde Zaragoza, España.

Chechu dijo...

Muchas veces la contemplación de lo antiquísimo te llena y te transporta a lugares pérdidos que te renueva y te reconfortan.
Saludos.

Víctor Hugo dijo...

hermosas fotos... y hermosa vivencia al parecer has experimentado

un abrazo
VH

alkerme dijo...

¡qué gustazo! más fotitos y preciosas...

Gracias
Besos

La Gata Insomne dijo...

Me encanta tu ojo, qué belleza, es un lugar sagrado, son experiencias numinosas.... una necesidad de fundirse con el todo. ¿Sentiste eso verdad?

Lo hermoso lastima, qé bien dicho

Gracias otra vez amiga
Latinoamérica es una tierra de Gracia, a pesar de....

Antón Abad dijo...

¡Qué forma tan apropiada para finalizar el verano!: un viaje con las suficientes dificultades como para no encontrar un escenario. Entiendo lo que sintió; me pasó lo mismo tras una caminata de horas para descubrir un aljibe árabe en un lugar muy apartado. Es una emoción intensa.
Ha hecho unas fotos preciosas e intuyo que es Ud. muy joven (o tiene unas vértebras saludabilísimas), porque no ha mencionado siquiera las secuelas de tres horas a caballo.
Cuando vuelva en todoterreno o parapente, avíseme que me apunto.

pelado1961 dijo...

Este formulario de comentarios es INSUFICIENTE: tiene que incluir la visión directa e instantánea.
(De ese modo, te darías cuenta de que me quedé sin palabras y con la boca abierta.....)

Te mando un gran beso, Monique (gracias por compartir todo esto)

Vanto y Vanchi dijo...

Querida,

Perdón por mi ausencia pero andaba de viaje por motivos de trabajo. En respuesta a tus preguntas: ahora estoy radicando en la Ciudad de México, desde hace unos meses, trabajando en una ONG mientras investigo asuntos de maestría en arte por todos lados. Pero la ciudad me embelesa...¿y tú?

Dédalus dijo...

Unos paisajes tan bellos como increíbles, Monique. Las fotografías lo atestiguan. Debes haber gozado de lo lindo...

Besos.

∂ZuL™ dijo...

Un lugar increible mi querida Monique espero un día poder conocer esos rumbos, varias veces se me invito y a la mera hora ciertas personas en cuestión se les olvidaba avisarme el día exacto, pero no cabe duda que sabes atrapar instantes maravillosos!

MARISA dijo...

genial monique, paisaje desertico y pedregoso...sin horizonte casi...

Clau dijo...

Wow! no lo puedo creer, la verdad mucho tiempo sin escribirte.

Las fotos están hermosas. Si algún día se acabra el mmundo, supongo que me gustaría estar en un lugar como ese.
Finalizando el verano eh? acá está recién comenzando, ya llevamos 15 días de una hermosa primavera.

Saludos!

Ferchu dijo...

QUE FOTOS HERMOSAS, sencillamente contemplarlas, cualquier palabra esta demas...Gracias por compartirlas.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

¿Y de qué especie son esos árboles parecidos a la palmera? No sé andar a caballo...pero para quienes sepan y pese al cansancio, cabalgar por hora y media en esos parajes ha de ser algo maravilloso.

Saludos afectuosos, de corazón.

Jurema dijo...

Hola Monique.

Estas fotos me recuerdan tantas emociones!!
Me apasionan........
Besos enteogenicos