jueves, mayo 17, 2007

HISTORIA DE UNA GAVIOTA Y DEL GATO QUE LE ENSEÑO A VOLAR

La maldición de los mares le oscurecía la vista. Kengah, la gaviota de plumas de color plata, hundió varias veces la cabeza, hasta que unos destellos de luz llegaron a sus pupilas cubiertas de petróleo, la peste negra manchaba su cuerpo y su alma. Se vio y sintió sola, sus compañeras de la bandada volarían ya lejos. Era la ley. Pese a los deseos de brindar ayuda, la ley prohibe presenciar la muerte de las compañeras.
Kengah maldijo a los humanos. Muchas veces, desde la altura vio cómo grandes barcos petroleros arrojaban al mar miles de litros de una sustancia espesa que era arrastrada por las olas envenenando los mares.

El Chileno Luis Sepúlveda, siempre preocupado y ocupado por la ecología, nos lleva al puerto de Hamburgo a presenciar la muerte de Kengah, quien antes de morir suplica a Zorbas, un gato grande, negro y gordo:
- Voy a poner un huevo, amigo gato. Por eso voy a pedirte que me hagas tres promesas ¿Me las harás?
- Prométeme que no te comerás el huevo; que lo cuidarás hasta que nazca el pollito; y por último que le enseñarás a volar.
Zorbas dijo a todo, sí. Él era un gato de honor y dignidad.

Como cualquier humano Zorbas, recurrió a sus amigos, le refirió la accidentada llegada de la gaviota, las promesas obligadas a cumplir. Zorbas, Colonello, Sabelotodo, Secretario y Barlovento pasaron días enteros en la biblioteca, investigando sobre el arte de volar. Días de tristeza sin encontrar la fórmula mágica. En un acto solidario los cinco amigos se convierten en "mami" del polluelo. Sin embargo, la responsabilidad de Zorbas es doble, "papá y mami". Únicamente faltaba enseñarla a volar. No sabía cómo, pero lo haría. Era necesario ponerla a salvo de los humanos, estos son, por desgracia, imprevisibles, muchas veces con las mejores intenciones causan los peores daños.
Bautizada con el nombre de Afortunada, la gaviota creció grande y bella; rodeada del cariño de los cinco gatos amigos.
"Todos te queremos Afortunada y te queremos porque eres una gaviota buena, nos halagas que quieras ser gato como nosotros, pero eres diferente y nos gusta que seas diferente. No pudimos ayudar a tu madre, pero a ti sí. Te hemos protegido desde que saliste del cascarón. Te hemos entregado todo nuestro cariño sin pensar jamás en hacer de ti un gato. Te queremos gaviota. Sentimos que también nos quieres, que somos tus amigos, tu familia, y es bueno que sepas que contigo aprendimos algo que nos llena de orgullo: aprendimos a apreciar, respetar y querer a un ser diferente. Es muy fácil aceptar y querer a los que son iguales a nosotros, pero hacerlo con alguien diferente es muy difícil y tú nos ayudaste a conseguirlo. Eres una gaviota y debes seguir tu destino de gaviota, debes volar. Cuando lo consigas, te aseguro que serás feliz, y entonces tus sentimientos hacia nosotros y los nuestros hacia ti, serán más intensos y bellos, porque será el cariño entre seres totalmente diferentes."

Diecisiete veces intentó Afortunada levantar el vuelo, y diecisiete veces terminó en el suelo. Que terrible resultó para los gatos las teorías encontradas en las enciclopedias sobre el vuelo, todas se venían abajo. Finalmente los gatos romperían el tabú por una sola vez. Maullarás con un solo humano ¿pero quién? No fue fácil decidir con qué humano maullaría, fueron descartándolos uno tras otro. Los amigos decidirían ¡Un poeta! Tal vez no sepa volar con alas de pájaro, pero vuela con sus palabras.
- Escucha gato, te leeré algo de un poeta llamado Bernardo Atxaga. Unos versos de un poema titulado "Las gaviotas"
"Pero su pequeño corazón
que es el de los equilibristas
por nada suspira tanto
como por esa lluvia tonta
que casi siempre trae viento,
que casi siempre trae sol"

¡Vuela! maulló Zorbas, sólo vuela el que se atreve a hacerlo. Afortunada, volaba en la noche hamburgueña. Feliz y feliz de ver a sus amigos desde lo alto del cielo.

Una historia de ingenio y creatividad, narrada en tercera persona; una enseñanza que encierra lo que los humanos debemos aprender a respetar, el medio ambiente. Sepúlveda cumple una promesa ofrecida a sus hijos, escribir una historia sobre lo mal que gestionamos los humanos nuestro entorno, lesionando la naturaleza y lesionándonos a nosotros mismos. Destaca el egoista comportamiento humano. Los gatos nos imparten cátedras de solidaridad, honorabilidad y amistad; valores fundamentales en un caminar más ligeros de equipaje.

Libro: Historia de una gaviota y del gato que le enseñó a volar
Autor: Luis Sepúlveda
Editorial: Tusquets Editores

18 comentarios:

roberto matarazzo dijo...

sepulveda molto bravo! un abbraccio.. besos!
roberto matarazzo

La Gata Insomne dijo...

Hola
devuelvo la visitam e ha gustado tu blog, lo que he visto.
La historia bella y cierta, los poetas hacen volar a las palabras y a los que quieran ir con ellas.


Tubik vino a Venezuela, a Caracas el año pasado, todo un acontecimiento frente al busto de SIMÖN BOLÏVAR!!!!

volveré con calma
vuelo como una gaviota a trabajar

saludos

Ula dijo...

Muy bueno Sepúlveda.
Es posible que nos entendamos si actuamos como lo hicieron los gatitos con la gaviota, hasta que consiguieron que ella siguiera su destino como ave.
Es triste como estamos cuidando a la madre tierra, como la estamos deteriorando poco a poco, sobre todo los políticos en los que depositamos nuestra confianza cuando vamos a votar. Qué desilusión se lleva una cuando empezada la legislatura, nada tiene que ver con lo que prometieron. Están vendidos y nosotros apabullados por las leyes que aplican a los más débiles. Los que tienen dinerito, salen rápido de las prisiones. Es un desencanto.
¿Qué vamos a hacer?.

espartako dijo...

la trama me hace recordar a una película que vi hace algunos atrás.

a continuación, la respuesta al comentario que hiciste en mi blog:

"cierto es que, no estoy pecando de modesto, simplemente estoy siendo realista, incluso hasta por lo anecdótico de la situación de cómo fui nombrado para recibir la placa de reconocimiento da para un nuevo texto, el asunto es que, había quedado con una profesora que tiene a su cargo en un colegio estatal: literatura peruana, a la profesora le pareció interesante mi libro, luego fui invitado a unos talleres de comprensión lectora, que coincidía con el día del libro, a un grupo de profesores se le ocurrió invitarme a dicho evento eso fue todo.
como les decía no abundan escritores por aquí.

no menospreció tal reconocimiento, sin ninguna duda, es más me fortalece dicha mención, pero creo todavía no ser profeta en mi tierra, es difícil serlo, es un asunto más de condición humana que otra cosa, allí está como ejemplo jesucristo."

besos

juan carlos guerrero

Oso conocido dijo...

Monique, tu relato da para la emoción, a la vez, hacer una introspección y mirarnos dentro para darnos cuenta que deprecio tiene el humano por la naturaleza y el medio ambiente. Las metáforas son extraordinarias.
Me encantó.

Mis saludos, Monique

Oso

dull dijo...

Me gusto mucho la manera en como sepulveda maneja los personakes y la moraleja, como siempre muy buena tu reseña.

Por lo mismo es que te deje un meme en mi blog.

Te dejo saludos! :)

Martín Bolívar dijo...

Un buen toque de atención a nuestras conciencias es lo que has conseguido con este magnífico post.

MORGANA dijo...

Me duele el alma, amiga, la Naturaleza, los Animales, la Tierra, sabes de mi pasión por los animales, es espantoso lo que estan haciendo, por mucho que se luche es imposible detener la maquinaria si no estamos todos unidos. La Madre Naturaleza es muy sabia y al final tendremos lo que nos merecemos.
Muchos besos, gracias por mostrarme el libro y disfruta el finde, yo me iré a la sierra a respirar y olvidarme del caos de la ciudad, ruido, contaminación, gritos, por qué se grita para hablar?

Ave Fénix™ dijo...

Se que sonaré mal al no decir nada del post, pero HE VUELTO, la ausencia es causa de que ya radico en Monterrey, instalacion en la casa y de la red tardo unos dias, pero aqui estamos de vuelta, aunque ando con una incertidumbre terrible, amiga podrias contactarme por msn? desearia hablar con alguien que pueda aconsejarme bien y siento que este es tu caso... te lo agradecere mucho. saludos!

Awo IYeroArg dijo...

Monique:
Paso a las corridas, un saludito, siempre para adelante y sumando buenas ondas, alegría y realizaciones. Regresaré a leerlo.
Gracias por tu atención de visitarme.
Andrés

Mr. TAS dijo...

absolutamente genial.
van a resultar estas entradas tuyas un catálogo literario d primer orden!!

un saludo y feliz fin de semana

Bohemia dijo...

Genial, grande Sepulveda y grande tú por compartir con nosotros...

Besos

Sandra Becerril dijo...

Tendré que conseguirlo

besos!

[El Gran Circo de Las SombraS] dijo...

sepulveda...bueno!
lo leí en la escuela cuando pequeño


saudos-!

BELMAR dijo...

nuestro compatriota!

Pekas dijo...

Precioso libro...precioso cuentito... !!!

Sabes...??? yo suelo hablar con los gatos... :-))) me encanta darles conversación... (en su idioma...of course... !!! ;-)))

Un beso felino... :-))))

La Dama Se Esconde dijo...

Ahora leo tu comentario y recuerdo todos esos párrafos con mucho cariño. Un libro realmente especial.
Buscaré la película.

Muchas gracias por recomendármelo. Además se lo he regalado a dos personas a las que quiero mucho y aunque muy diferentes, creo que a ambas les hará tanto bien como a mi.

MUCHOS BESOS

Anónimo dijo...

Cual es la moraleja?? Xfa es urgente